Diaz de Miranda

Agrada la puerta Padre, porque no  puedo pasar.

La hiciste para los niños, yo he crecido, mi pesar.

Si no me  agrandas la puerta,

achícame, por piedad, 

vuélveme a la edad aquella

en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno